Despedida

15 sept. 2014


"No me resigno a dar la despedida/ a tal altivo y firme sentimiento /que tanto impulso y luz diera a mi vida".      (Manuel Altolaguirre)

Este curso hemos celebrado el 25 aniversario de nuestro instituto y, a la vez, veinticinco años ya de nuestra Biblioteca, que ha funcionado desde el primer día con todo el ímpetu y la ilusión que se merece este empeño. Han sido años  de mucho trabajo en los que la Biblioteca se ha ido transformando  acorde a los tiempos -como lo hacemos cada uno de nosotros- hasta convertirse en lo que es hoy. Se han fichado 13.500 recursos, con su código y tejuelo, se han hecho miles de carnés y de préstamos, hemos leído a la luz de las velas, y de la luna, y hemos soñado con un mar de historias y con un mundo de sabores; nos hemos puesto reivindicativos contra la violencia de género, en favor de la igualdad y la no discriminación; hemos dialogado sobre la muerte y el valor de la belleza en los cafés socráticos, y ha habido exposiciones, conferencias, encuentros, tertulias... Nos han visitado poetas y la Biblioteca también se ha hecho viajera y ha llegado a las familias...
¡Y nos dieron un premio! ¡Tantas cosas! Pero sobre todo está el equipo, las personas, que han hecho que esto sea posible: no tendría espacio aquí para nombrar  a todas las que han trabajado a lo largo de estos años (les doy las gracias a todas ellas), pero como representación de todos y todas  quiero mencionar a Salvador Gil, por el regalo que me hizo al confiar en mí, a Mº Victoria Nevado, que tantos años ha dedicado a esta tarea y que tanto me ha enseñado, y a tres profesoras que han sido parte fundamental de este trabajo colectivo, y que se jubilan ahora: Carmen Solano, Estefanía Callejas y Mª Carmen Rodríguez. Sólo puedo decirles: ¡gracias!. Yo misma aprovecho también para despedirme, con un sentimiento agridulce: de pena porque la Biblioteca ha sido parte fundamental de mi vida y la/os voy a echar de menos y, por otra parte, con alegría por todas las satisfacciones que me ha dado. ¡Gracias y hasta siempre!        Carmen Guillén

"Se despidieron y en el adiós ya estaba la bienvenida" (Haiku 109, Mario Benedetti)

1 comentario:

  1. Una pena que tras tanto tiempo viendo avanzar la biblioteca en una dirección magnífica, siendo ésta a mi parecer una de las mejores bibliotecas de España, ahora Carmen, te vayas, que aunque seguro que en buenísimas manos, como caracteriza al Santa Bárbara, siempre vendrá a mi cabeza ese ¿dónde está Carmen? Cuando esté allí.

    No sé los motivos, ni siquiera sé si es sólo del departamento de biblioteca o del instituto... Pero espero que nos encontremos un día y pueda decirte como me van las cosas y cuánto hablo de ésta biblioteca con mis compañeros de clase.

    Un amigable saludo,

    Miguel Á. Benítez.

    ResponderEliminar